Bendito bostezo

El bostezo no está bien visto en nuestra cultura, pero…

Aunque lo tengamos asociado al sueño y al aburrimiento, como dice Andrew Newberg, el bostezo es uno de los secretos mejor guardados de la neurociencia. Y dado que no es de etiqueta, lo seguiremos guardando mientras lo practicamos en la intimidad.

¿Has visto alguna vez la imagen de una pelvis humana desde arriba? Parece que está bostezando…

Me gusta mucho cuando en una clase de yoga para mujeres embarazadas se desata un bostezo detrás de otro, ¿vamos a disimularlos?

Bostezar activa el cuerpo a un nivel muy profundo y liberador. Diría que nos conecta con el adentro de una forma espontánea y relajante: cuando se da, él dirije y no se puede interrumpir hasta que el proceso está completamente finalizado. A veces el proceso incluye varios bostezos… y varios bostezantes.

A simple vista podemos observar y sentir varias reacciones del organismo:

  • la tensión-distensión de los músculos faciales,
  • la inclinación de la cabeza,
  • el lagrimeo,
  • la salivación,
  • se destapan los oídos,
  • hay una inyección de aire en los pulmones, …

Pero además, los estudios más recientes revelan que durante el bostezo se da una actividad neural única en el área del cerebro llamada precúneo. Esta zona de nuestro cerebro, que también se se estimula con la respiración yóguica y la meditación, está implicada en la conciencia social y los sentimientos de empatía. Y no solo eso:

  • también juega un papel importante en la autoconciencia y la recuperación de la memoria,
  • regula la temperatura y el metabolismo del cerebro,
  • es un mecanismo de alerta,
  • tiene que ver con la regulación del placer y la sensualidad,
  • interviene en el ritmo circadiano de los neonatos,
  • y mejora el rendimiento neuronal.

Tengo un dulce recuerdo de mis bostezos embarazados y siento satisfacción cuando, durante la práctica, aparecen aquí y allá. Lo vivo como un momento de intimidad compartida que nos sincroniza, nos hace cómplices en nuestra liberación.

Elisabet Vidal 

3 Comentarios

  1. Laura López Coto

    Un abrazo Tere!

    Responder
  2. Laura López Coto

    Hola Elisabet!

    Me ha encantado tu artículo. Yo me dedica a divulgar el Seitai, la Cultura Japonesa de la Salud que tantos descubrimientos ha realizado sobre la Vida y en concreto, sobre la Ignorada Naturaleza Humana.

    Cuando practicamos Katsugen Undo o Movimiento Regenerador, una de las cosas que indica que estamos en ello, es la aparición de bostezos. Yo siempre llamo la atención a los asistentes a mis Encuentros Intensivos, sobre cómo un gesto cotidiano se puede revalorizar y tener en cuenta. Les invito a que cuando surja el bostezo se toquen el cuello, el cráneo, la cara… Y observen el increíble masaje natural que se realiza por sí sólo.

    Soy periodista y escritora. Hace un par de años publiqué Seitai Inteligencia Vital y hablé del bostezo. Me interesó saber qué estudios existían acerca de algo tan cotidiano y al mismo tiempo desconocido e incluso despreciado…. Y encontré a un grupo de científicos que habían obtenido una ayuda económica para investigarlo. ¿Y sabes qué…? Pues que al poco les habían retirado la subvención. Y es normal… ¿Acaso un bostezo se puede envasar y vender…? Así que gracias por este artículo y ya me siento que no estoy sola en esto de atender la importancia que tienen los bostezos. Un abrazo!

    Y por cierto, si estás interesada en incluir un post sobre Seitai y Katsugen en tu blog, genial, cuenta con mi ayuda. Y si prefieres incluir algo como un post invitado, no dudes en comentármelo.

    Responder
    1. nacercrecer (Publicaciones Autor)

      ¡Hola, Laura!

      ¡Muchas gracias por tu aporte! Efectivamente, coincidimos en el enfoque de rescatar la inteligencia natural del organismo…

      Buscaremos tu libro 😉 y estamos en contacto.

      Abrazos,

      Tere

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.