El sacrificio parental

Los padres que entregan sus vidas a los hijos, casi siempre reclaman tributo: que el hijo o la hija den sus vidas para justificar el sacrificio parental, triunfando en la vida, siendo atentos y cumplidores. Esos hijos no tienen permiso para ser ellos mismos sin más.

Pero si los dones parentales han sido apropiados, y han reflejado también lo que necesitaban hacer por sí mismos y no sólo por los hijos, entonces no necesitarán tributos de ninguna especie, aunque por supuesto van a apreciar el amor y la gratitud de sus hijos.

C. Pearson
del libro El Héroe Interior

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.