La mejor manera de aprender

En relación con la forma de dirigir la escolarización de nuestros jóvenes, los adultos tenemos dos problemas a resolver. Uno es un problema de ingeniería; el otro, es metafísico. El de ingeniería, como todos los de esta clase, es esencialmente técnico. Se refiere a los medios por los cuales los jóvenes aprenden; al dónde y cuándo tienen que hacerse las cosas y, por supuesto, al cómo conseguir que el aprendizaje se produzca. El problema no es sencillo, y cualquier libro sobre educación que se precie debe proponer algunas soluciones a estos temas.

Pero es importante recordar que la ingeniería del aprendizaje a menudo se ha sobrevalorado, se le ha asignado una importancia que no merece. Un viejo dicho reza «Existen una y veinte formas distintas de cantar canciones tribales y todas ellas son correctas». Eso es lo que ocurre con la educación. Nadie puede decir que esta o esta otra es la mejor forma de aprender algo, de sentir algo, de ver algo, de recordar algo, de aplicar algo, de vincular algo, y que nadie lo hará mejor. De hecho, decir algo así es trivializar el aprendizaje, es reducirlo a algo mecánico.

Por supuesto, hay muchas cosas que son mecánicas y este es el mejor modo de aprenderlas: mecánicamente. Pero que te conviertas en una persona distinta gracias a algo que has aprendido -integrar, hacerse propio un concepto, una visión de forma que tu mundo quede transformado- eso es otra cuestión. Para que eso ocurra necesitas una razón. Y ese el problema metafísico del que hablo.

N. Postman del libro The End of Education

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.