Comprender el odio

Es absurdo pensar que se puede enseñar democracia a los niños mediante la violencia.

Entiendo que hay un pequeño número de personas que escapan a esta forma de educación. En el resto de los casos, la rebelión contra tanta crueldad ha sido reprimida de forma precoz y los individuos han crecido pagando el precio de la falta de sinceridad.

Podemos verificarlo continuamente. Cuando alguien dice “No quiero a mis padres porque siempre me han humillado”, rápidamente se ve sometido a una serie de recomendaciones banales: si quieres convertirte en adulto debes cambiar de actitud; si quieres sanar, no puedes continuar alimentando el odio dentro de ti y, para liberarte de él, debes perdonar a tu padre y a tu madre. No existen progenitores perfectos, todos fallamos alguna vez, y estos errores se toleran, como sabe cualquiera que se ha convertido en adulto.

Estos consejos parecen convincentes porque los escuchamos una y otra vez e incluso, probablemente, los hemos considerado razonables. Sin embargo, no lo son. Muchos de ellos se sustentan sobre falsas premisas, porque no es cierto que el perdón libera del odio: ayuda simplemente a cubrirlo y, por lo tanto, a esconderlo en el inconsciente.

A. Miller del libro El cuerpo nunca miente

2 Comentarios

  1. Rosa Radiante

    y que hacemos con el odio escondido entonces????

    Responder
    1. nacercrecer.com

      Al permitirle salir de su escondite se le ofrece la posibilidad de ser comprendido y, por tanto, de evolucionar a otro estado. Mantenerlo escondido es una forma de perpetuarlo…

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.