info@nacercrecer.com +34 640 519 867

Testimonio del curso de especialización en yoga para el embarazo

Inicié el curso de especialización en yoga para el embarazo “Una mirada yóguica al embarazo” en el mes de marzo. Para entonces estaba embarazada de 5 meses. Algunas sesiones previas en Happy Yoga, con diferentes instructoras, me convencieron de que la forma de abordar la práctica dirigida al embarazo era distinta. Sentí que sería bueno ahondar en esa nueva visión. Y así fue.

Si algo debo destacar de esta especial forma de abordar la práctica es la conexión que la formación ofrece con el cuerpo. A través de la escucha activa de la necesidad profunda de cada fase del embarazo, el cuerpo se hace cada vez más presente. El embarazo aparece como una oportunidad para conectar con la necesidad interna, verdadera, de nuestro cuerpo. De modo que, si estamos atentos, somos respetuosos, perceptivos y humildes, el cambio se da de manera inevitable y consecuente.

Esta formación ofrece espacio y da herramientas para que la embarazada se permita ese viaje de “dentro a fuera”.

Para ello, la asana aparece como consecuencia, y no como objetivo físico de la práctica.

La importancia de abrir y abrirse al espacio interno y al espacio visceral, tan lleno de información esencial, es fundamental en este proceso. En el embarazo, la voluntad de conexión con el bebé es el motor. Y esto, junto con el enfoque perceptivo que se propone, propicia que la práctica adquiera el sentido más profundo del yoga: la conexión física, emocional y espiritual del ser.

Agradecida profundamente a la delicada y sabia apreciación de Tere Puig, como profesora y directora del programa, y de su equipo. Su modo, cercano y claro, combina de manera precisa y eficaz la teoría con la práctica vivencial. Esto hace de esta formación una verdadera oportunidad de crecimiento personal.

Mi embarazo ha sido un antes y un después en mi vida. Lo sigo tomando como lo que es: un regalo, una oportunidad de expansión, de acercamiento a mí misma y de cambio de enfoque. Lo esencial se manifiesta de forma clara cuando has adquirido la capacidad de acercarte a esta escucha interna activa.

A sólo un par de semanas de la fecha imprevista de parto, siento la confianza y la flexibilidad suficientes como para abordar el momento en cualquiera de las situaciones que se den. La aceptación aparece, en esta forma de entender la práctica, como la gran guía. La que conduce el proceso hacia la liberación egótica que tanto nos aleja de nuestra esencia.

Gracias, Tere y equipo, por ofrecer este espacio deapertura, consciencia y amor.

Cristina Rodríguez, 43 años.
Madre primeriza

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *