info@nacercrecer.com +34 640 519 867

El yoga en el embarazo también te ayuda si el parto es por cesárea

Es cierto que cuando una vivencia es emocionalmente intensa queda especialmente viva en el recuerdo.

Esta la recuerdo con claridad. Hace años una mujer, que había asistido a las sesiones de yoga para el embarazo, vino con el bebé en brazos a contarme como había sido su parto. El pequeño había nacido por cesárea. Ella, contaba cómo había estado en contacto profundo con él, todo el tiempo, acompañándolo en su salida al mundo. Los dos estaban radiantes. Ahora pienso que debe seguir así, presente, atenta, con esa capacidad para gozar de la vida. Lo pienso porque creo que es difícil retirarse cuando uno ya ha hecho acto de presencia, al menos es difícil retirarse completamente.

No fue la última en contármelo. He tenido la suerte de escuchar a muchas mujeres que han vivido, cada una a su manera, estos partos llenos de intensidad, inmensidad, comunicación y presencia.

Hay dos formas de practicar yoga
  • O usando el cuerpo para conseguir realizar determinadas posturas,
  • o usando determinadas posturas para conocer a fondo el cuerpo y entrar en contacto profundo con él, con uno mismo. Y en el caso del yoga durante el embarazo, también para conocer y entrar en contacto con el bebé.
Cuando optas por esta segunda opción todo da un giro en tu vida

También fuera de la esterilla dejas de tratar de conseguir determinadas posturas. Y, en cambio, empiezas a disfrutar de experimentarte y descubrirte en cada postura que adoptas.

Naturalmente, esto afectará también a tu forma de vivir el parto y el nacimiento. Independientemente de cómo se produzca -con intervención médica o sin, por vía vaginal o por cesárea- esta forma de practicar yoga te habrá preparado para acoger y disfrutar de la experiencia. Parir, en la forma que sea, es una oportunidad única para la mujer, de autoconocimiento y avance en su proceso de madurez. Solo hay que estar dispuesta a vivirla y preparada para recibirla. Así, como la vida te la entregue.

 

Tere Puig

15 años acompañando mujeres embarazadas a través del yoga y el trabajo corporal

Sesiones de yoga para mujeres embarazadas

La foto es de https://obsnatura.cl/inicio/cesarea-humanizada/

2 Comentarios

  1. Morgan

    hola! Tengo un niño de 2 años, el cual nació por cesárea, tres meses después empecé a practicar yoga, y no he parado! Ahora estoy embarazada de 10 semanas y me da un poco de miedo según la Dra me ha dicho que no haga mucha fuerza x mi herida que solo tiene dos años, más que todo posturas de fuerza y flexibilidad, tal vez a medida que vaya creciendo la panzita no se 🙁

    Responder
    1. nacercrecer (Publicaciones Autor)

      ¡Hola!

      Es muy importante que tu práctica esté enfocada a aumentar tu conciencia corporal. Cuando la práctica está centrada en la percepción la postura se convierte en un medio, nunca en un objetivo.
      Es la forma en que podrás ir detectando tú misma qué movimientos te hacen bien y con qué intensidad y frecuencia.

      ¡Un abrazo!

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *