info@nacercrecer.com +34 640 519 867

O bien la pedagogía

En realidad, mientras los profesores vivan con el miedo de estar desbordados; mientras tengan en frente alumnos sobreexcitados, incapaces de poner atención en cualquier labor; mientras se sientan vampirizados por niños de comportamiento imprevisible, no tiene sentido esperar una mejora en los resultados escolares.

Frente a esta realidad tenemos que escoger: o bien aplicamos un método disciplinario, o bien adoptamos un enfoque pedagógico. O bien intentamos contener las explosiones reforzando los sistemas de control y desarrollando camisas de fuerza institucionales, técnicas y químicas. O bien trabajamos sobre las condiciones y las actividades que permitan a los niños y adolescentes aprender a concentrarse. O bien las saciones y la Ritalina. O bien la pedagogía.

La tradición subversiva

Si escogemos la pedagogía, entonces podremos rescatar el patrimonio que hemos heredado. Es necesario releer La lettre de Stans de J. H. Pestalozzi para comprender como movilizar la fuerza interna de los niños hacia una atención minuciosa sobre las pequeñas cosas que les permiten estabilizarse. Necesitamos volver a la obra de Maria Montessori que define bajo el nombre de espíritu absorbente la capacidad de todo niño de sumergirse en una actividad. (M. Montessori, 2003). En lugar de distraerlos con actividades artificiales, debemos acompañar, desplegar y orientar su acción. Necesitamos repensar también la noción de atención, recuperando los trabajos de Édouard Claparède sobre la motivación. Estar atento no significa estar receptivo, significa estar sumergido en la investigación, significa responder a las preguntas que ya hemos interiorizado. (É. Claparède, 2003).

 

P. Meirieu del libro Pédagogie: le devoir de résister

¿Y en que basamos nuestra elección?

Después de leer estas líneas y dejarlas reposar, se me hace cada vez más evidente que escoger una u otra opción depende de cuál sea nuestro objetivo. Cuántas veces usamos las mismas palabras para definir conceptos esencialmente diferentes. Si buscamos simplemente un orden, sin importarnos que sea solo aparente y formal según lo que cada uno entiende por orden, con las medidas de control será suficiente. Sin embargo, si buscamos que el orden interno y profundo emerja y se plasme en las aulas, necesitamos la pedagogía. El control nos sirve para crear un orden desde fuera hacia dentro, la pedagogía para crearlo desde dentro hacia fuera.

La atención entendida como receptividad está vinculada al orden aparente en el aula, donde el profesor dicta cuál es el orden y el alumno lo asume sin llegar a percibir si resuena con su orden profundo o no. La atención como indagación solo se puede entender y acoger en un ambiente en que el orden no sea un objetivo, si no un medio. Es desde el contacto con ese orden interno y orgánico que aparece la necesidad de conocer, experimentar y madurar. Y en contacto con este orden interno aparece también la necesidad de limitar, igual que la de expandir. La de expresión, igual que la de silencio. La de acción, igual que la de recogimiento.

Como padres o educadores necesitamos estar a gusto con todo aquello que surge del encuentro con el orden profundo para permitir que suceda en el niño. Para que la necesidad de descanso aparezca en horas lectivas o para que la curiosidad despierte en plena noche. Necesitamos haber transitado por ese camino, o estar dispuestos a transitarlo, para poder acompañar este encuentro y propiciar las formas de expresión que permitan vivir en equilibrio el contacto con la propia necesidad profunda y su expresión y la necesidad del otro, del grupo.

 

T. Puig

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *