info@nacercrecer.com +34 640 519 867

¿Existe de verdad una mejor solución?

“El dejarse ver de forma pasiva abre una posibilidad de bendición.
Por ello buscamos amantes, mentores y amigos, para que finalmente podamos ser vistos, ser bendecidos.” J. Hillman

 

Cada individuo, cada familia, tiene por naturaleza la capacidad de encontrar la mejor solución a su propia situación. Y lo hace, es la inteligencia profunda del organismo la que actúa.

Lis es madre de gemelos y venía a clases de yoga cada semana, una con uno de los gemelos y la siguiente con el otro.

E inmediatamente, al observar la situación, uno puede tener numerosos pensamientos acerca de la solución…

“El que se queda en casa se siente abandonado.”

“Qué suerte tiene el pequeño de poder disfrutar de su mamá en exclusiva durante un rato.”

“Se ve clarísimo que el pequeño echa de menos al hermano.”

“Ella debería desarrollar la capacidad de estar con los dos al mismo tiempo, al fin y al cabo es madre de gemelos.”

“Venir sólo con uno le permite descansar y afianzar un vínculo con cada uno.”

Y un largo etc.

Pero también se puede optar por otra postura

Que alguien haga algo de una forma que nosotros nunca hayamos hecho o que pensamos que nunca haríamos, no significa que no sea la forma adecuada de hacerlo. La curiosidad sana, la observación y el cuestionamiento nos llevarán siempre a un mayor conocimiento propio y del otro. ¿Qué sensación me produce esta situación? ¿Cómo habrá llegado Lis a tomar esta decisión? ¿Con que recursos cuenta? ¿Cómo se debe organizar en el resto de situaciones cotidianas con los dos niños? ¿Qué beneficios le aporta a ella, a los niños, a su pareja, a la familia? Etc.

Nuestra inteligencia profunda nos lleva siempre a tomar la mejor solución, si hubiera otra mejor, la tomaríamos

Lo único que nos puede preocupar frente a las opciones de los otros es nuestra incapacidad de comprenderlas. Lejos de ofrecer alternativas que a nuestros ojos pueden parecernos mejores o de aplaudir la opción que la familia ha tomado para su situación particular, nuestra aportación puede ser la de contemplar la solución elegida por la familia o el individuo. El resultado será siempre el de una compresión más amplia y profunda para todos, para el que contempla y para el que es contemplado.

 

Tere Puig

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *