info@nacercrecer.com +34 640 519 867

¿Por qué dejé de usar el nombre “Formación en yoga para embarazo” para usar el de “Seminarios de profundización”?

Durante años ofrecí lo que llamaba Formación en Yoga para el Embarazo y la Crianza en Barcelona, pero llegó un momento en el que este título dejó de tener sentido para mi. Os cuento el porqué.

seminarios-yoga-embarazo-metaforaMe di cuenta que a los cursos asistían dos tipos de personas: unas que esperaban de forma pasiva recibir una serie de información que tomaban como una verdad inamovible que les permitiera repetirla posteriormente en sus actividades, y otras que recibían la información que les daba con apertura y espíritu crítico. Las primeras buscaban en mi un transmisor de información. Al contrario, estas últimas buscaban en mi alguien que les inspirara, que les retara, que les mirara con confianza, que reconociera en ellas el valor que tienen. Mi función con ellas era la de acompañante en la descubierta de un terreno, un paisaje, que yo ya había transitado antes; a veces les indicaba algún rincón que les había pasado desapercibido y que consideraba interesante, a veces les recomendaba tomar una u otra herramienta para poder recorrer un tramo especialmente delicado. A ellas les servía mi experiencia y la utilizaban para emprender su propio camino.

En definitiva, las primeras buscaban una Formación en Yoga para el Embarazo y la Crianza y las segundas buscaban un Seminario de Profundización.

formacion-yoga-embarazo-metaforaFormación surge de formar, que significa dar forma. Seminario viene de semin (semen o semilla) y de arius que significa lugar para que estén las cosas o vivan y se desarrollen allí. Por ello, la formación invita a que el alumno espere a ser formado por el profesor, a restar pasivo en su trayectoria mientras el profesor lo moldea; mientras que en el seminario es el alumno el que se desarrolla tomando una actitud activa, y la labor del profesor es la de cuidar el entorno para que las condiciones sean óptimas para un máximo desarrollo del potencial.

Me di cuenta de que a mi lo que me gustaba era cuidar el entorno y disfrutar de cómo los asistentes se descubrían y desplegaban, superando una y otra vez sus expectativas y las mías. Comprendiendo que hay etapas en la vida en las que uno necesita tomar una actitud pasiva, necesita ser formado, decidí atender mis propias necesidades, las de disfrutar con lo que hago. Por ello, me enfoqué en contactar con un público que estuviera en un momento de vida en el que ser activo en su desarrollo y aprendizaje fuera su prioridad. Lo primero que hice fue cambiar el nombre a mi trabajo, desde entonces lo que hago se llama Seminarios de Profundización en Yoga para el Embarazo y la Crianza, después informé del cambio a mis contactos y, ahora, sigo queriendo aportar cada vez mayor claridad en lo que ofrezco: un espacio para el desarrollo en el que mi función es la de acompañar, ofrecer visiones distintas a las que el grupo tiene en ese momento para ampliar nuestros horizontes, contemplar para reconocer en cada uno de los que se acercan el potencial que ninguno de los dos hubiéramos podido imaginar.

 

Tere Puig

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *