info@nacercrecer.com +34 640 519 867

Nada que hacer con los que siempre están en la luna

Atención en el aula

Porque no se trata de hacer algo con ellos, se trata de hacer algo con uno… Estar presente al completo. Una transmisión exclusivamente intelectual de contenidos es una acción educativa parcial, es urgente que esté el cuerpo en la educación.

 

Lo que diferencia a los buenos alumnos de los alumnos problemáticos es su velocidad de encarnación. Estos últimos, tal como sus profesores les recuerdan constantemente, están quien sabe dónde. Tienen mayor dificultad en liberarse de la hora precedente, arrastran algún recuerdo o se proyectan en un deseo cualquiera. Su silla es un trampolín que los proyecta fuera del aula en el mismo instante en que se sientan. Si no caen antes dormidos.

 

Si espero de ellos la plena presencia mental, tengo que ayudarlos a instalarse en mi clase. ¿Cómo? Se aprende, sobretodo con la práctica, y con el tiempo. Una única certeza, la presencia de mis alumnos depende estrechamente de la mía: de mi presencia en el grupo y en cada individuo en particular, de mi presencia en la asignatura, de mi presencia física, intelectual y mental durante los cincuenta y cinco minutos que durará mi clase.

 

D. Pennac del libro Mal de escuela

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *