info@nacercrecer.com +34 640 519 867

La importancia de lo que no dicen los cuentos

lectura-niñosLa mejor parte de un cuento es siempre la que no está escrita, es la que te sucede después de haberlo leído.

 

¿Alguna vez has sentido la necesidad de llamar a un amigo después de leer un texto que te ha llegado? La historia genera en la persona, niño o adulto, que la lee o la escucha una serie de reacciones emocionales y, a menudo hace emerger recuerdos u otras historias. Esta vivencia puede ser de muchos tipos, desde placentera o clarificadora a turbadora o desconcertante. Tanto si es de un tipo como de otro, para el niño será bueno compartirla.

Leer cuentos es más que un entretenimiento

 

Si un niño, tras la lectura, queda sólo en una vivencia emocional que le supera, por el motivo que sea, es fácil que se pierda en ella, que las conclusiones a las que llegue no estén dentro de los márgenes de la realidad. Así, puede ir a la cama temiendo que un dragón entre por la ventana o, quizás, quedarse con miedo de que su perro se pierda y tarde mucho en encontrarle. Si un adulto con capacidad de escucha está pesente en la lectura del cuento que ha llevado al niño a estas conclusiones podrá comprender, a través de las reacciones y comentarios del niño, que hay algo de lo que hablar y clarificar. Comentarios como: “los dragones no existen en nuestro mundo”, o “la ventana está bien cerrada para impedir que entre cualquier cosa”, o “si algo entrara, yo me encargaría de echarlo fuera de nuevo”, o cualquier demostración de afecto o protección que reasegure al niño o lo invite a expresar con mayor claridad su malestar o su inquietud, serán sin duda de gran ayuda.

 

alegria-leer

Y si la vivencia emocional que genera el cuento es constructiva… ¡Razón de más para querer estar cerca del pequeño! Nada más revelador que escuchar las reflexiones de un niño, esa mezcla de sabiduría, inocencia y frescura. Nada más emocionante que compartir un momento de intimidad con ellos, esos momentos en que se plantean las grandes preguntas, en que se manifiestan sus verdaderos intereses y motivaciones, en que puedes intuir cómo ve y comprende el mundo, esos momentos que muchas veces suceden gracias los cuentos.

 

 

Tere Puig

Publicado originalmente en www.sanamente.net

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *