info@nacercrecer.com +34 640 519 867

Maternidad y profesión

Hoy en día muchas mujeres tienen la oportunidad de elegir. Es en realidad un privilegio, pero a veces se vive con cierta o mucha angustia. Maternidad y profesión es una tema sobre el que toda madre reflexiona en profundidad.

 

madre-profesional

Muchos conceptos circulantes en nuestra cultura acerca del sacrificio son confusos porque nuestro lenguaje y nuestra atención se fijan en el aspecto exterior de las cosas. Consideremos dos madres que deciden renunciar a sus carreras para dedicarse a criar a sus niños. Aparentemente, ambas parecen haber sacrificado la profesión por la maternidad. Pero cuando observamos en profundidad, descubrimos que el proceso ha sido muy diferente para ambas.

 

Susana trabajaba en estadísticas. Amaba su trabajo y estaba comenzando a consolidar su capacidad y reputación profesional. Cuando se encontró preñada, se sintió en conflicto, porque creía que una madre tiene el deber de quedarse en casa con su bebé; pero lo que en realidad deseaba era seguir trabajando. Finalmente opto por el bienestar del niño más que el propio, y se quedó en casa; anhelando todo el tiempo volver a trabajar.

Magdalena, por otra parte, era una periodista importante. Todos se sorprendieron cuando ella renuncio a una floreciente carrera para quedarse en casa con su hijo. La verdad es que ella sentía que ya había hecho periodismo, que había aprendido todo cuanto podía en esa actividad por el momento. Se sentía dura y fuerte. Ahora quería aprender a ser tierna y suave. Años mas tarde, cuando volvió a trabajar en sus historias, había en ellas una nueva profundidad, y su actitud dura estaba teñida de humanidad y mayor compasión.

Está perfectamente claro aquí que el sacrificio relativamente indoloro de Magdalena era perfectamente congruente con su proceso de individuación. Y el de Susana también. Porque ella descubre, de un modo mucho mas doloroso que es una persona que cree que quedarse en casa atendiendo a los niños es más importante que tener una profesión. Si se hace responsable de esta decisión como propia, entonces también ella estará dando un paso importante en su vida. O, si mas tarde cae en la cuenta que no se trató de libre elección sino de una respuesta a un condicionamiento, aprenderá su lección y podrá hacer otras elecciones. Pero si no se hace responsable, en ninguno de los dos casos, por su propia decisión y sus consecuencias, puede llegar a convertirse en una persona destructiva para sí y para los demás, amargada, culpando a su marido (en lugar de plantarse frente a él si es necesario para que apoye su nueva decisión), o culpando a su hijo. Los dos deben pagar.

Sacrificios adecuados dan a las personas que están en la etapa del mártir una comprensión mas profunda de sus valores y compromisos con su trabajo y los demás y por lo tanto les permiten ser mas, no menos, auténticos. Por el contrario, los sacrificios inapropiados les hacen perder contacto consigo mismos y con su capacidad para el amor, la intimidad y la alegría del contacto. El resultado es una tendencia hacia experiencias vicarias, sustituyendo la identidad de algún otro por la propia. Por esta razón es crucial para ellos que la otra persona viva a la altura de sus expectativas.

C. S. Pearson
del libro El Héroe Interior

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *